¿Cómo aplicarse correctamente el gel hidroalcohólico?

La palabra gel hidroalcohólico entró en nuestras vidas hace casi un año. La mayoría de las personas no habíamos escuchado esa palabra nunca. Otros, por las características de sus trabajos, la tenían en su diccionario, aunque no hablaran nunca de ello. Y otro porcentaje de personas, previsoras y preocupadas por su higiene incluso cuando no podían contar con cuartos de baño o toallitas, ya llevaban consigo una botellita de este líquido transparente.

Pero ahora, desde que las autoridades insisten en la importancia de la limpieza de manos, pocas son las personas que no llevan en el bolso o en algún bolsillo un bote de este gel, sea cual sea su forma de presentación. Y, sobre todo, no hay establecimiento que no cuente con un dispensador en la puerta, así como botellas repartidas por el local. Incluso en la entrada de los aviones, azafatos y azafatos entregan una toallita de gel hidroalcohólico a todos los pasajeros para la desinfección de manos, así como para el asiento y los alrededores.

Por ello, es indispensable saber cómo se aplica de forma correcta este higienizador de manos, ya que es importante para la salud pública y para evitar contagios. Pero, teniendo en cuenta que estas soluciones pueden ser inflamables, tóxicas y muy irritantes, desde stocknet aconsejan que el gel hidroalcohólico que elijamos para desinfectarnos las manos tenga un alto contenido en alcohol. No menos de un 70% de su solución, que además esté reforzado con cloruro de bencil-alquildimetil amonio para garantizar una higiene total de la piel y que el pH sea neutro para proporcionar un efecto rehidratante y nutritivo dejando una vez seco, un tacto suave y sedoso.

Pero, una vez tenemos el gel hidroalcóholico, ¿cómo lo aplicamos correctamente? En primer lugar, es importante que la dosis de producto sea la adecuada, demasiado gel puede lastimar las manos y, si es escaso, disminuye la protección. Así, una vez seleccionada la dosis adecuada -que los expertos recomiendan que sea de tres mililitros-, el siguiente paso es frotarnos las manos y cubrirlas enteras con movimientos envolventes hasta que las sintamos secas, en ese momento la piel ha absorbido todo el producto higienizante. Este proceso debe durar entre 20 y 30 segundos.

Sin embargo, también hay una serie de recomendaciones que deberías tener en cuenta. La primera ley no escrita es evitar aplicarlo en zonas lastimadas o sensibles de la piel y en las mucosas. También es importante esperar unos minutos desde que nos aplicamos el gel hasta que encendemos un cigarro. Otro aspecto a destacar es el de mantener los botes alejados del calor, las chispas, las superficies calientes y, también, debemos recordar que el desinfectante no debería quedar guardado en el interior de los automóviles cuando el clima sea cálido o cuando haga mucho calor. El gel hidroalcohólico, al ser un producto tóxico, deberíamos aplicárnoslo en espacios abiertos y ventilados, en lugar de en espacios interiores como puede ser el habitáculo de un vehículo si las ventanillas están subidas. Y, sobre todo, estos geles desinfectantes deben permanecer fuera del alcance de los niños y bien cerradas cuando no estén en uso.

Tipos de geles hidroalcohólicos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) explica que hay dos tipos de soluciones hidroalcóholicas: las biocidas y los productos cosméticos. En el primer caso, el etiquetado informa, mediante un pictograma fácil de identificar, de que el producto puede ser fácilmente inflamable y peligrosos por su alto contenido en etanol. Hay dos clases de biocidas: bactericidas, que previenen de infecciones bacterianas, y viricidas, que son los más indicados y eficaces para los virus. Este tipo de productos se incluyen en los denominados ‘antisépticos de piel sana’ y pueden contener tres tipos de ingredientes: el ya comentado etanol, que además de bactericida y fungicida, es también viricida; la clorhexidina, que solo posee acción bactericida y, por tanto, no mata los virus; y el cloruro de benzalconio, que tiene una acción viricida poco destacable, aunque algunos geles desinfectantes de manos lo incluyen.

Mientras que en el caso de los productos cosméticos, estos no cuentan con una normativa específica sobre el etanol y, en consecuencia, no tienen la obligación de incluir esta información en el etiquetado.

En todo caso, la elección del producto tiene diferentes variables.  Dependiendo de si queremos desinfección o limpieza para nuestras manos, elegiremos entre gel antiséptico o uno higienizante. En función de la textura que prefiramos, existen en formato gel, spray, espuma o solución. Para aquellas personas con la piel muy seca o dañada, se aconseja también que las soluciones tengan emolientes o humectantes, como la glicerina.

Del vino de AC al actual, ¿una moda?

No termino de entender por qué extraño motivo el vino se está haciendo cada vez más habitual entre la gente joven. En mi época, cuando cumplías la edad legal para poder probar el alcohol normalmente te pedías una caña de cerveza y tras probarla ponías cara de asco, varias veces, hasta que empezaba a gustarte. Al poco tiempo casi todos los del grupo ya pedían la típica “caña y tapa” cuando se sentaban en una terraza de bar ¿o no? Ahora lo que está de moda es tomar una copita de vino.

A ver, todo el alcohol, lo mires por donde lo mires, es malo para nuestra salud y lo mismo da que lo bebamos en forma de caña de cerveza que en copita de vino, por muy en diminutivo que lo digamos o por muy “cool” que sea ese vino. Ahora bien, entre eso y hacer botellones día sí y día también casi que prefiero que los jóvenes se vuelvan un poco “pijos” y beban, en las cenas o aperitivos, una copita de vino.

El vino, como la cerveza, es una bebida alcohólica con muchísimas historia. De hecho, en los años noventa se encontró una vasija procedente del Neolítico (ahí queda nada) en cuyo interior se comprobó que había restos relacionados con la crianza del vino, y maticemos que hablamos del años 5.000 a.C.

Es más conocido por el mundo popular que tango en el antiguo Egipto como en el mundo griego y romano ya se bebía vino, y en grandes volúmenes. De hecho, en la mitología griega encontramos a Dioniso, el dios del Vino, y en la romana a Baco, que es exactamente lo mismo pero en su cultura. Dicho esto, está claro que el vino tenía un lugar muy importante en sus costumbres, al menos lo suficiente como para que tuviera su propio dios.

Obviamente ese vino primigenio ha ido evolucionando y ahora tenemos vinos de muchos tipos, hasta espumosos, como el refresco de cola, que puede parecer muy normal verlo en el supermercado pero cabe recordar que esa efervescencia es de todo menos natural, aunque está muy bueno.

Una moda que nunca se ha ido

Uno de mis vinos favoritos es espumoso. Me gusta mucho el Marina Espumante de Bodegas Bocopa porque es muy suave y puedes tomarlo igual en un aperitivo que comiendo un buen arroz de pescado. Incluso he llegado a beberme una copita comiendo un buen asado de carne, aunque no es lo más recomendado, pero a mí personalmente me ha gustado la mezcla de sabores.

El hecho de que el vino esté de moda, aunque pueda parecer una loca, no me parece tan mal como podría parecer a priori después de pensarlo. No se trata, obviamente, de mirar con buenos ojos a quien coge una botella y se la empina como si fuera agua, acabando perjudicado en más de un sentido, pero es que nunca se trata de eso. La persona que se pasa bebiendo alcohol tiene la misma culpa haya bebido vino, cerveza o copas de ginebra, y no porque se beba un alcohol mejor visto (como una caña en un bar con los amigos) es mejor que si se emborracha con whisky.

Esto lo quiero dejar claro porque no tengo ningunas ganas de que alguien venga a decir que desde este blog se promueve el alcohol, para nada. De hecho, como bien todos sabemos, hay que beber con moderación. Lo único que digo es que tampoco podemos demonizar al alcohol cuando un joven se pone hasta arriba en un botellón.

Ante esto, hay quien dirá que por la misma regla de tres no podemos demonizar a la cocaína porque el culpable de meterse el chute es el joven y yo a esa persona le digo ¿por qué hay que ser tan extremista? En serio, odio los extremos. No podemos tachar a quien bebé alcohol de borracho solo porque a nosotros no nos guste del mismo modo en el que no podemos tachar a alguien de asesino porque coma carne y nosotros seamos veganos. Que yo sepa, el ser humano ha llegado hasta donde está comiendo carne de animales desde la prehistoria así que en realidad el que va contra natura es el vegano o vegetariano. Y que quede claro que no tengo nada en contra de ellos, me parece fantástico que cada uno coma lo que le dé la gana y siga una filosofía de vida propia, o una ideología, lo que tampoco tolero es que nadie se meta conmigo por el mismo motivo.

Lógicamente, a un chaval de 15 años, no se le puede decir que beber cerveza esté bien, ni mucho menos. Es más, cuanto menos alcohol beba en su vida muchísimo mejor, pero tampoco podemos pretender que no lo pruebe cuando a su alrededor, la sociedad, y de forma generalizada, basa su ocio en salir a tomarse una caña con los amigos al bar de la esquina o a tapear por la noche con la familia en la terraza del restaurante del barrio. Es lógico que quiera probarlo, y es mucho mejor que se tome una copa de vino a gusto, y relajado, a que se beba una litrona de cerveza tras otra y digo esto porque en la juventud está demostrado que es más fácil acabar así con la cerveza que con el vino.

Mi sobrino, de 21 años, es un apasionado del vino como su padre. En su familia hay mucha tradición y se le ha enseñado a saborear el vino, sus texturas y su aroma. Siempre que comemos en su casa, padre e hijo nos sorprenden con una botella nueva de SC Selección, una tienda online especializada en vinos gourmet, y yo le veo probar el vino con esa delicadeza y saborearlo a lo largo de toda la comida y sé, a ciencia cierta, que no tiene ningún interés en beber alcohol por beber y coger un pedo sin más.

Imagino que algún día lo hará, o ya lo habrá hecho, como todo joven con la cabeza loca, pero con la educación que le han dado y viendo cómo trata la copa de vino en su mano, sé que sabe muy bien lo que está haciendo y lo que no debe hacer.

De hecho, creo que ahí está la base de todo. No se trata de prohibir sin más, y tampoco se trata de culpabilizar a las modas o a los jóvenes, ni siquiera a la industria, personalmente creo que la base del éxito en este sentid reside en la educación. ¿No creéis?

Razones por las que merece la pena disfrazarse en halloween

Los disfraces no son algo que solo sean cosa de los más pequeños. Los expertos dicen que los disfraces para los adultos pueden ser de lo más beneficiosos si decidimos salir de la rutina de cara a poder interpretar una persona por una serie de horas. Como nos comentando desde la Casa de los Disfraces, merece la pena dejar volar nuestra imaginación y ser otras personas por un día, pues nos ayuda a “resetear” y no hay que ser un niño para ello, los adultos pueden disfrutar de ello.

Nuestra creatividad será mayor

Cuando nos disfrazamos hay que pensar que hay que pensar cómo queremos disfrazarnos, lo que elegiremos y cómo será el disfraz. Esto es un ejercicio de verdadera creatividad.

Cambio de roles

Con ello nos daremos un respiro de nuestra vida diaria, también de nosotros, pues seremos otras personas, al menos por una noche Una buena forma de exteriorizar nuestros pensamientos y sentimientos.

Herramienta para seducir

Algo que diferencia sin duda a los mayores de los niños en las elecciones de disfraz es que los mayores tenemos mayor picardía en la elección de estos disfraces. La seducción importa, pudiendo ser atractivo si además queremos flirtear.

Tiempo para nosotros

El disfrazarse demanda un tiempo para fijarnos en nosotros mismos y en nuestra propia imagen. Te podrás centrar en ti mismo, aunque sea solo unas pocas horas.

Una manera distinta de socializar

Se vinculan por lo general a fiesta o plan en grupo, donde se puede conocer a nueva gente, algo que ayuda a socializar y ganar confianza en nosotros mismos.

Aprender cosas nuevas

Cuando nos disfrazamos, es normal elegir un personaje con importancia histórica o de ficción, lo que nos puede despertar con curiosidad.

Mucho humor

Una de las razones principales es poder reírnos de todo y divertirnos, lo que ayuda a que podamos tener un mejor humor y el estado de ánimo. No olvidemos que el sentido del humor libera endorfinas, lo que también ayuda a que nos podamos enfrentar con mucha mayor a las adversidades que puedan aparecer.

Una forma de trabajar en nuestra personalidad

El que podamos ser otra persona por una noche puede ser de gran ayuda a que seamos una versión mejor de nosotros mismos. No solo al disfrazarnos elegimos un vestuario, también adoptaremos una postura y actitud propias del personaje y así podemos meternos en nuestra propia piel para dedicarnos al personaje.

Una gran mejora de la autoestima

Cuando nos estamos disfrazando o optamos por ser atractivos y con una gran seducción o mediante la comodidad o el terror. Las opciones son positivas en ambos casos, en el primero porque nos vamos a ver atractivos y en el caso de la segunda es una buena forma de reírnos de nosotros, siempre hablando desde un punto de vista positivo.

Aunque vayamos de una manera terrorífica, nos vamos a ver mirándonos y gustándonos, lo que ayudará a que nos llame la atención por la espectacularidad y la originalidad, lo que ayudará a poder destacar una serie de cualidad de nosotros, que en un día cotidiano no nos atreveríamos a realizar.

Crecerá la complicidad con las amistades o la pareja

A veces el disfraz no es algo que hacemos por iniciativa meramente individual, sino por el grupo. Por lo tanto, se piensa en una serie de ideas que nos puedan ayudar a ir a juego, tanto con nuestra pareja como con los amigos.

Esto hace que hagamos en grupo y colaboración situaciones de lo más divertidas a la hora de disfrazarnos. Además, como se rompen los planes cotidianos, se fomenta de manera importante, tanto el optimismo como la complicidad entre ambas personas si es la pareja o entre el grupo de amigos.

Los disfraces no solo no han dejado de estar de moda, ahora incluso la gente busca hacerlo más y la variedad de disfraces es realmente importante. El ocio evoluciona y los disfraces también, con la popularidad que ha alcanzado Halloween en los últimos años lo que ha hecho es permitir para los fabricantes y vendedores, una oportunidad más para que los usuarios adquieran disfraces para disfrutar de ellos como es debido.

Así que ya sabes, si te gustan los disfraces o quieres aprovechar para utilizarlos, lo mejor es lanzarse y probar en el próximo Halloween o si acudes a una fiesta de disfraces, estamos seguros de que lo vais a pasar realmente bien, lo que merece realmente la pena y permite poder evadirnos realmente de la realidad que tantas veces nos termina por cansar y bloquear. Dale una oportunidad al disfraz, merece la pena.

Marca la diferencia en la decoración de tu hogar

Decorar es mucho más que poner muebles para llenar espacios de manera estética que combinen entre sí. Se trata de conseguir espacios únicos o diferentes en los que sentirse a gusto. Y es que, aunque tengamos una casa de revista puede que la decoración no nos diga nada, hay que buscar materiales únicos y distintos, añadir detalles decorativos y toques personales con los que convertir una casa en hogar. De esta manera es como se consigue marcar la diferencia a través de la decoración. Y en este artículo os vamos a explicar todos estos aspectos que marcan la diferencia en la decoración de un hogar.

  • Materiales o piezas únicas y distintas

En decoración se puede optar por los materiales o piezas tradicionales como son la madera, las paredes blancas o los muebles con diseños básicos. Sin embargo, para conseguir la diferenciación hay que destacar con detalles diferentes o materiales únicos. Y te vamos a dar algunos consejos o trucos para conseguir este aspecto.

  • Celosías cerámicas: para diferenciar ambientes o espacios se pueden emplear diferentes elementos como paredes, muebles o biombos. Estos son los elementos tradicionales para diferenciar ambientes o espacios. Pero una manera de marcar la diferencia en este aspecto es con celosías cerámicas. “Las celosías de cerámica son piezas emblemáticas dentro del mundo de la arquitectura. Permiten ver sin ser visto y al mismo tiempo tamizan la luz y dejan penetrar el aire en el espacio. Además de que aportan un toque decorativo único y llamativo”, explican desde Cerámica para Arquitectura, tienda online de cerámica a medida.
  • Muebles de obra: en muchas ocasiones sabemos lo que queremos, pero no encontramos el mueble que buscamos en ninguna tienda de decoración o no está disponible en las medidas oportunas. Es por ello que una forma de conseguir la diferenciación y un elemento único es con los muebles de obra.

 

  • Detalles personales para convertir una casa en hogar

Uno de los aspectos más importantes en decoración es conseguir convertir una casa en hogar y una manera de conseguirlo es con detalles personales. Y te vamos a indicar algunos.

  • Fotos de recuerdos, momentos especiales o familiares: ¿qué sería de una casa sin fotos? Pues simplemente un lugar en el comer y dormir. Llena tu hogar de fotos con momentos especiales y miembros de tu familia. Las fotos las puedes colocar de la manera tradicional en marcos en estanterías o muebles, pero también de manera divertida en formato collage en la pared. Puedes imprimir fotos de diferentes tamaños, colocarles marcos que combinen estéticamente y ponerlas en una pared a diferentes alturas. Quedará genial y tendrás un rincón único en tu hogar.
  • Láminas personalizadas: este elemento decorativo se puede apreciar en las últimas tendencias de decoración. Básicamente son láminas sencillas que incluyen aspectos personalizados como nombres de los miembros de la familia o fechas especiales, como el día que tú y tu pareja os conocisteis. Estas láminas se pueden enmarcar y colocar con un cuadro. Lo mejor de este elemento decorativo es que puedes elegir todos los detalles, desde el color de fondo, la tipografía o el acabado.
  • Muebles con valor sentimental: seguro que hay un mueble que le tienes especial cariño o que tiene un valor sentimental para ti, búscale un sitio en tu hogar y así aportarás esa diferenciación. Yo por ejemplo en mi casa tengo una tinaja que para mí tiene una bonita historia. Es una tinaja que perteneció a mi bisabuela, que cuando falleció pasó a manos de mi abuela que se encargó de limpiarla y posteriormente colocó en el comedor durante muchos años. Hace poco mi abuela reformó esta habitación y guardó en su trastero porque ocupaba mucho espacio. Un día ayudándole a buscar unas cosas en el trastero vi la tinaja escondida entre unos trastos viejos. Y le dije que me encantaba, que quedaría genial en mi salón. Y me dijo que me la llevase que me la regalaba y le encantaba la idea, ya que habría pasado por diferentes generaciones. Pues para mucha gente que visite mi casa la tinaja solo será una tinaja, pero para mí es un detalle especial. Así que esta idea consiste en eso, en los muebles con valor sentimental.

 

  • Pequeños detalles decorativos

Luego hay pequeños detalles decorativos que por su especial estética o belleza pueden transformar un espacio, dando una decoración exquisita y única. Como puede ser por ejemplo un cuadro impresionante, una lámpara de araña o un cabecero bonito. Con estos pequeños detalles decorativos únicos conseguirás marcar la diferencia en tu hogar.

Rehabilitación de tejados, todo lo que debes saber

Si el tejado de tu vivienda es antiguo o se encuentra en mal estado puede que necesite una rehabilitación. Puede ser bastante complicado escoger una empresa de rehabilitación de tejados, por lo que en este artículo te vamos a dar algunos consejos para poder saber elegir bien y los factores que tendrás que tener en cuenta para elegir a la mejor compañía.

  • El presupuesto

Si necesitas rehabilitar el tejado de tu vivienda sabrás que hay que realizar una inversión. Este tipo de trabajos suelen ser costosos, por lo que es fundamental pedir presupuesto a varias compañías, ya que pueden variar considerablemente de unas empresas a otras.

Así, el primer factor que tendrás que tener en cuenta para escoger a la mejor empresa es el presupuesto. Pero, tampoco bases tu elección únicamente en el precio, tendrás que tener en cuenta otros aspectos como la garantí, el tiempo de ejecución o cómo es la instalación.

  • Tiempo de ejecución y fecha de comienzo de la obra

Quizá otro de los aspectos más importantes en cualquier obra es el tiempo de ejecución. Cuanto más rápido sea mejor como clientes, ya que tener una obra en casa no agrada a nadie. Incluso puede que te tengas que mudar durante un tiempo. Por lo que el tiempo de ejecución de la obra que te de cada empresa es otro de los factores a tener en cuenta.

Respecto al tiempo, también deberías tener en cuenta cuándo comenzarían las obras. Puede que algunas compañías te digan de comenzar las obras en un pequeño margen de tiempo, mientras que otras empresas por un alto volumen de trabajo tengas que esperar unos meses. Así que la fecha de comienzo de la obra es otra cuestión a valorar.

  • Garantía del trabajo

Antes que el propio presupuesto o el tiempo de ejecución de la obra yo valoraría más este punto, la garantía. Y es que pongamos que una empresa de rehabilitación de cubiertas te da un presupuesto de 1.000 euros (es solo una cifra para apreciar el caso), mientras que otra de 1.500 euros. La empresa más barata ofrece una garantía de 1 año, mientras que la segunda de 5 años. Pues yo sin duda preferiría pagar un poco más para que se garantizara que en caso de problemas en esos cinco años desde la empresa pondrían soluciones.

Este tan solo es un ejemplo muy simple que explica la cuestión, pero las garantías en las empresas de rehabilitación de cubiertas suelen ser bastante diferentes de unas a otras. “En nuestro caso todos nuestros trabajos están avalados por una doble garantía de calidad, la del fabricante de los productos que instalamos y nuestra propia garantía de 10 años de una correcta instalación”, explican desde Cubiertas Estévez, empresa especialista en rehabilitación y reparación de cubiertas y tejados en Madrid.

  • Materiales utilizados

También hay que valorar los materiales que se utilicen en la obra. De la calidad de los materiales dependerá en gran parte que la rehabilitación sea duradera y no haya que volver a actuar al poco tiempo por filtraciones o problemas.

Por lo que es mejor apostar por materiales de calidad. También hay que señalar que en el caso de las cubiertas los materiales deben ser ligeros para no sobrecargar la estructura del edificio.

  • Estética

Y el último punto a valorar es el de la estética y es que los tejados pueden cambiar por completo la apariencia de una casa o edificio. Según los expertos, la mejor opción es mantener una estética acorde con el entorno que les rodea y respetar la imagen tradicional del edificio.

Sin embargo, si estabas pensando en dar un nuevo aire al exterior de tu vivienda puedes aprovechar por comenzar con el cambio de cubierta. Sobre la estética señalar, que lo más normal es que cada compañía te deje escoger aspectos importantes como el color de las tejas o si prefieres mantener la apariencia actual. No obstante, es otro punto a valorar.

  • Referencias

Y para escoger la mejor empresa de cubiertas te recomendamos que te dejes guiar por compañías con referencias. Es decir, si conoces a algún familiar que ha rehabilitado su trabajo y está contento con el resultado es normal que te decantes por esa compañía frente a otra de la que no conoces resultados. Siempre puedes buscar en Internet los comentarios y reseñas de clientes antiguos, seguro que te ayudan a tomar la decisión de optar por una determinada compañía o es mejor buscar otra con mejor valoración.