La salud mental en el trabajo es la asignatura pendiente de empresas españolas

Tenemos la suerte de que, en el siglo XXI, por fin nos hemos dado cuenta de lo importante que resulta la salud en el trabajo. Hasta ahora, la verdad es que no se habían tenido en cuenta todos estos asuntos a la hora de valorar la calidad de un puesto de trabajo y por fin se ha transformado la realidad que rodea a todo lo que tiene que ver con el ámbito laboral.

Tenemos la suerte de que, en el siglo XXI, por fin nos hemos dado cuenta de lo importante que resulta la salud en el trabajo. Hasta ahora, la verdad es que no se habían tenido en cuenta todos estos asuntos a la hora de valorar la calidad de un puesto de trabajo y por fin se ha transformado la realidad que rodea a todo lo que tiene que ver con el ámbito laboral. Cuestiones como el estrés, la ansiedad o la depresión no han sido cuestiones que se hayan desarrollado en los momentos en los que nos encontramos, sino que vienen de lejos. Otra cosa es que ahora sí estemos intentando poner los medios para tratar de evitarlos o para combatirlos.

Principalmente, nos hemos dado cuenta de que apostar por la salud en el trabajo es algo que nos lleva directamente a disponer de más opciones de garantizar la productividad en el puesto de trabajo. Es algo que está estudiado y que todos los economistas y sociólogos defienden. Si una persona está contenta con la actividad que desempeña y con la empresa en la que se encuentra, habrá muchas más opciones de que cumpla todos y cada uno de los objetivos que han marcado las personas que las dirigen.

La mejor manera de estudiar una cuestión como de la que estamos hablando es tirando de los datos que se producen en nuestra sociedad en los momentos en los que nos encontramos. Para ello, hemos recurrido a diferentes noticias que ha ido publicando durante los últimos años la página web Observatorio RH, que se centra en buena parte de las situaciones que rodean al mercado laboral y que son, por otra parte, de las que más importan a las personas y de las que más condicionan la vida de la gente.

  • Según una de las noticias publicadas en dicha web, en mayo de 2019 la cantidad de trabajadores o trabajadoras que sufría estrés laboral es del 45%. La verdad es que hablamos de una de las cuestiones que nos debería hacer reflexionar y pensar que, a pesar de que hemos mejorado en las últimas décadas en lo que tiene que ver con este asunto, todavía nos queda un largo camino por recorrer. Y es que el hecho de que casi la mitad de la gente que trabaja sufra estrés no puede ser bueno ni desde el punto de vista de la salud ni del de la productividad de la empresa.
  • Vamos ahora con otro asunto, que es el relativo a lo valorados que se sienten o se dejan de sentir los empleados y empleadas. Según un estudio del que Observatorio RH se hizo eco en marzo de 2018, el 52’4% de los empleados y empleadas en España no se siente valorado profesionalmente por parte de sus jefes o directoras. Y es una verdadera lástima que así sea porque esto también afecta mucho a todo lo que tiene que ver con el plano relativo al estrés o la productividad en el trabajo.

La situación laboral en España no nos está dejando buenos datos en los últimos años en lo que tiene que ver con cuestiones como el estrés laboral o el sentimiento de que el trabajo que se desempeña está bien valorado. Los profesionales de Psicólogos Gestalt Psi consideran, eso sí, que las empresas se están dando cuenta de que tienen un amplio margen de mejora y están dando facilidades para que sus empleados obtengan ayuda en un plano psicológico y de salud y bienestar en el trabajo. El objetivo es que datos como los porcentajes de personas que no se sienten valoradas o que sufren estrés laboral se reduzcan en los próximos años.

Problemas que afectan a todo tipo de empleados y empleadas 

Hay una cuestión que es ineludible y es el hecho de que cuestiones como el estrés laboral o la valoración que sentimos en nuestro puesto de trabajo afectan a personas de todo tipo. Por supuesto, afecta a hombres y a mujeres (más a ellas que a ellos, aunque la distancia se ha reducido entre ambos sexos). También afecta a personas con diferentes cargos en las empresas. No por el hecho de ser un cargo intermedio o medio-alto se deja de sentir cuestiones como de las que estamos hablando.

Ni que decir tiene que mejorar los datos de los que hemos venido hablando es un asunto que se va a producir a medio o largo plazo. Nadie puede pretender que esto cambie de la noche a la mañana. Y precisamente por eso hay que trabajar bien, poniendo cimientos sólidos para garantizar una mejor salud mental para todo el mundo, algo que finalmente ejercerá una influencia muy positiva sobre todas las capacidades y competencias que tiene cada persona en el seno de su organización.