Razones por las que merece la pena disfrazarse en halloween

Los disfraces no son algo que solo sean cosa de los más pequeños. Los expertos dicen que los disfraces para los adultos pueden ser de lo más beneficiosos si decidimos salir de la rutina de cara a poder interpretar una persona por una serie de horas. Como nos comentando desde la Casa de los Disfraces, merece la pena dejar volar nuestra imaginación y ser otras personas por un día, pues nos ayuda a “resetear” y no hay que ser un niño para ello, los adultos pueden disfrutar de ello.

Nuestra creatividad será mayor

Cuando nos disfrazamos hay que pensar que hay que pensar cómo queremos disfrazarnos, lo que elegiremos y cómo será el disfraz. Esto es un ejercicio de verdadera creatividad.

Cambio de roles

Con ello nos daremos un respiro de nuestra vida diaria, también de nosotros, pues seremos otras personas, al menos por una noche Una buena forma de exteriorizar nuestros pensamientos y sentimientos.

Herramienta para seducir

Algo que diferencia sin duda a los mayores de los niños en las elecciones de disfraz es que los mayores tenemos mayor picardía en la elección de estos disfraces. La seducción importa, pudiendo ser atractivo si además queremos flirtear.

Tiempo para nosotros

El disfrazarse demanda un tiempo para fijarnos en nosotros mismos y en nuestra propia imagen. Te podrás centrar en ti mismo, aunque sea solo unas pocas horas.

Una manera distinta de socializar

Se vinculan por lo general a fiesta o plan en grupo, donde se puede conocer a nueva gente, algo que ayuda a socializar y ganar confianza en nosotros mismos.

Aprender cosas nuevas

Cuando nos disfrazamos, es normal elegir un personaje con importancia histórica o de ficción, lo que nos puede despertar con curiosidad.

Mucho humor

Una de las razones principales es poder reírnos de todo y divertirnos, lo que ayuda a que podamos tener un mejor humor y el estado de ánimo. No olvidemos que el sentido del humor libera endorfinas, lo que también ayuda a que nos podamos enfrentar con mucha mayor a las adversidades que puedan aparecer.

Una forma de trabajar en nuestra personalidad

El que podamos ser otra persona por una noche puede ser de gran ayuda a que seamos una versión mejor de nosotros mismos. No solo al disfrazarnos elegimos un vestuario, también adoptaremos una postura y actitud propias del personaje y así podemos meternos en nuestra propia piel para dedicarnos al personaje.

Una gran mejora de la autoestima

Cuando nos estamos disfrazando o optamos por ser atractivos y con una gran seducción o mediante la comodidad o el terror. Las opciones son positivas en ambos casos, en el primero porque nos vamos a ver atractivos y en el caso de la segunda es una buena forma de reírnos de nosotros, siempre hablando desde un punto de vista positivo.

Aunque vayamos de una manera terrorífica, nos vamos a ver mirándonos y gustándonos, lo que ayudará a que nos llame la atención por la espectacularidad y la originalidad, lo que ayudará a poder destacar una serie de cualidad de nosotros, que en un día cotidiano no nos atreveríamos a realizar.

Crecerá la complicidad con las amistades o la pareja

A veces el disfraz no es algo que hacemos por iniciativa meramente individual, sino por el grupo. Por lo tanto, se piensa en una serie de ideas que nos puedan ayudar a ir a juego, tanto con nuestra pareja como con los amigos.

Esto hace que hagamos en grupo y colaboración situaciones de lo más divertidas a la hora de disfrazarnos. Además, como se rompen los planes cotidianos, se fomenta de manera importante, tanto el optimismo como la complicidad entre ambas personas si es la pareja o entre el grupo de amigos.

Los disfraces no solo no han dejado de estar de moda, ahora incluso la gente busca hacerlo más y la variedad de disfraces es realmente importante. El ocio evoluciona y los disfraces también, con la popularidad que ha alcanzado Halloween en los últimos años lo que ha hecho es permitir para los fabricantes y vendedores, una oportunidad más para que los usuarios adquieran disfraces para disfrutar de ellos como es debido.

Así que ya sabes, si te gustan los disfraces o quieres aprovechar para utilizarlos, lo mejor es lanzarse y probar en el próximo Halloween o si acudes a una fiesta de disfraces, estamos seguros de que lo vais a pasar realmente bien, lo que merece realmente la pena y permite poder evadirnos realmente de la realidad que tantas veces nos termina por cansar y bloquear. Dale una oportunidad al disfraz, merece la pena.

Deja una respuesta