Los párpados, esos grandes desconocidos

Tenemos partes en nuestro cuerpo que son las grandes desconocidas. Algunas son tan importantes que solo cuando nos damos cuenta de que tenemos un problema sabemos de su existencia. Una de estas partes son los párpados. Seguro que nunca los has hecho caso, hasta que de repente te das cuenta que son el mejor espejo para ver cómo pasan los años.

Primero vamos a saber qué son y luego sabremos las funciones que tienen en el cuerpo. Seguro que cuando lo sepas comienzas a cuidarlos como si se tratara de tu corazón, piel o pelo. Los párpados son estructuras músculo-cutáneas cuya principal función es la protección del ojo y su lubricación. Se dividen en párpados superiores e inferiores. Están formados por distintas capas: piel, músculo orbicular, tabique orbitario, grasa preaponeurótica, músculos elevadores del párpado, tarso y conjuntiva.

Es cierto, que las pestañas forman la primera línea de defensa. Ayudan a proteger al ojo de cuerpos extraños y presentan gran sensibilidad al tacto. Pues en este caso, el parpadeo también contribuye a proteger al ojo de cuerpos extraños y posibles traumas. Además distribuye la lágrima sobre la superficie ocular manteniendo la humedad. La apertura ocular está producida por la contracción de los músculos elevadores. El cierre palpebral por la acción del músculo orbicular.

Problemas de los párpados

Ahora bien, los párpados pueden ocasionar problemas, y en este caso es cuando te tienes que poner en manos de profesionales, como es el caso de Estética Ocular, que nos adentra en los problemas que podemos tener si no los cuidamos bien.

Párpados caídos

Seguro que se lo has visto a muchas personas. Se denomina ptosis palpebral a la posición anormalmente baja del párpado superior. Se divide en 2 grandes grupos: congénita y adquirida. Las ptosis congénitas son las que están presentes desde el nacimiento. Requieren tratamiento quirúrgico precoz si obstruye la pupila por el riesgo de desarrollar un ojo ambliope (ojo vago). Las ptosis adquiridas aparecen a lo largo de la vida por el envejecimiento (lo más frecuente), por problemas neuromusculares, traumatismos, tumores, inflamaciones, etc. Un párpado caído puede ser constante, empeorar con el tiempo (progresivo) o aparecer y desaparecer (intermitente), y puede darse en un lado o en ambos. El hecho de arrugar la frente o inclinar la cabeza hacia atrás puede ser un signo de que alguien está tratando de ver por debajo de los párpados caídos, al igual que el aspecto somnoliento o cansado. El tratamiento de los párpados caídos es casi siempre quirúrgico, con excelentes resultados tanto a nivel funcional como estético, como indican desde la clínica.

Ectropion y entropión

Es normal que no hayas oído hablar mucho de este tipo de problemas.  Son alteraciones de la posición normal del párpado. Cuando el párpado rota hacia adentro (entropion) el contacto de las pestañas con el globo ocular produce trastornos corneales que pueden ser severos. Cuando rota hacia afuera (ectropion) el párpado se separa del ojo y se suele asociar a enrojecimiento ocular y lagrimeo.

Se produce porque la rotación hacia adentro o hacia afuera del borde del párpado inferior es un problema muy frecuente asociado al envejecimiento. ¿Cuál es el tratamiento? Pues se corrigen mediante cirugía menor, restableciendo la tensión normal del párpado y reforzando sus músculos. La cirugía es ambulatoria, se efectúa con anestesia local y a veces sedación. Es frecuente tener que asociar esta cirugía a procedimientos para restablecer el funcionamiento lagrimal.

Los xantelasmas

Son lesiones amarillentas benignas muy frecuentes, que aparecen en la parte interna de los párpados, cerca del lagrimal. Suelen ser bilaterales, y pueden afectar tanto párpados superiores como inferiores. ¿Por qué aparecen? Pues es curioso pero el colesterol elevado en sangre es un factor predisponente claro, así como la herencia. A pesar de ello existen pacientes sin factores hereditarios y con colesterol normal que también padecen estas lesiones.

Blefaroespasmo

El blefaroespasmo al cierre involuntario y espasmódico de los párpados. Suele asociarse a movimientos involuntarios en otros músculos del cuello, cabeza o boca, que desaparecen mientras el paciente está durmiendo. En sus formas severas puede dejar al paciente funcionalmente ciego y resulta altamente incapacitante. Suele ser un proceso que avanza de forma gradual, aumentando poco a poco de intensidad y frecuencia. l Blefaroespasmo esencial es una enfermedad crónica compleja de tratar. El tratamiento con Toxina Botulínica es altamente efectivo, y debe ser repetido regularmente en el tiempo. Su objetivo es disminuir la fuerza de los músculos que intervienen en el cierre palpebral.

Dependiendo de la gravedad de la enfermedad podemos tratar sólo los párpados o ampliar el tratamiento hasta ceja y frente. El efecto suele comenzar a ser notado por el paciente alrededor de los dos o tres días posteriores y su duración es muy variable entre 4-6 meses

Deja una respuesta