Tres tratamientos para ser la más guapa

De toda la vida el ser humano ha luchado por no envejecer. Es la lucha contra el tiempo, que no siempre ganamos. Por eso, se nutre de la tecnología para evitarlo. Ahora mismo hay muchos tratamientos en el mercado que sirven para no envejecer, para ser siempre jóvenes. De esta manera se puede hacer hasta un pacto con el diablo. Para ello hay que ponerse en manos de profesionales para lograrlo. Nos ponemos en contacto con Medicina Estética Rosa Bonal para que nos hablen de tres tratamientos para romper el tic tac del reloj, para ser siempre la más guapa y el más guapo.

Fotorejuvenecimiento

Este tratamiento de medicina estética, según nos cuentan, consiste en la aplicación de una luz similar al láser, pero que se aplica a alta intensidad y en frecuencia de pulsos. Los expertos de recomiendan está técnica para el rejuvenecimiento cutáneo porque estimula el colágeno, provoca gran luminosidad en la piel, mejora la textura y mejora o elimina pequeñas lesiones vasculares (cuperosis), manchas, lesiones pigmentadas y pequeñas arrugas. También es muy eficaz para tratar el envejecimiento del escote y las manchas de edad en las manos y cara.

Los efectos secundarios del rejuvenecimiento facial, si aparecen, son mínimos: enrojecimiento, hiperpigmentaciones y quemaduras si no se realiza por persona experta. En el caso de las manchas cutáneas, a veces se oscurecen tras el tratamiento, pero este efecto desaparece al cabo de una semana.

El rejuvenecimiento facial está recomendado en pacientes que deseen mejorar la apariencia de su piel de forma eficaz y con un resultado totalmente natural. El número de sesiones necesarias es de entre 4 y 5, en intervalos de semanas o meses. Pero el resultado del rejuvenecimiento facial es muy satisfactorio.

Tratamiento arrugas de expresión

Dicen, o eso dijo una gran modista, que la arruga es bella. Todos sabemos que esto no es verdad. La arruga muestra el paso del tiempo y en algunos momentos muestra hasta el dolor. Por eso, hay tratamientos que sirven para arreglarlas. En la cara los distintos músculos que se utilizan para gesticular y realizar los movimientos y expresiones usuales como la risa, el enfado, etc, producen determinadas arrugas que con el tiempo se hacen más intensas y profundas.

El tratamiento idóneo para las arrugas de expresión es la Toxina botulínica, especialmente para las arrugas frontales, entrecejo, dorso nasal y patas de gallo. Este tratamiento consigue relajar los músculos faciales, logrando que desaparezcan las arrugas sin perder la expresividad personal. Los efectos secundarios que pueden aparecer, siempre de tipo local, son muy pocos, y puede ser el dolor en el punto de inyección, el edema local y eritema y puede ser que un pequeño hematoma en la zona de inyección.

El tratamiento no requiere anestesia y es indoloro. Se hace en 30 minutos y se empieza a ver el resultado a los 2-3 días del tratamiento, notando el máximo efecto a los 15 días. La duración del tratamiento es de 4 a 6 meses y requiere 2-3 sesiones al año para mantener un aspecto siempre joven. ¿Te animas?

Tratamiento de acné y rosácea

El acné es un problema muy grande. Los que han pasado por ese momento lo saben, se suele pensar que el acné es un problema de adolescentes, pero no es así. El acné es una inflamación crónica de la unidad pilo sebácea producida por la retención de sebo. Aparece en la pubertad y predomina en cara y tórax. Las lesiones son muy variadas, éstas van desde espinillas, granos, quistes, comedones hasta abscesos y cicatrices. Por eso es tan importante tener la posibilidad de acceder a un tratamiento de acné que mejore o elimine estas lesiones cuando se producen. El acné afecta a hombres y mujeres de todas las edades.

Pero igual ocurre con la rosácea. La rosácea, también conocida como acné rosácea, es una dermatosis crónica de origen desconocido; se localiza en la cara y se caracteriza por un padecimiento de vasos sanguíneos. El enrojecimiento se da por brotes y suele estar acompañado de lesiones de tipo acné. En algunos casos, la rosácea también puede ocurrir en el cuello, tórax, cuero cabelludo y orejas. Esta enfermedad crónica afecta tanto a hombres como a mujeres, y por lo general comienza después de los 30 años. Con el tiempo, el enrojecimiento se convierte en persistente, y los vasos sanguíneos pueden hacerse cada vez más visibles.

Aunque no existe cura, hay tratamientos médicos disponibles para controlar y revertir los síntomas. Se le denomina Rinofima a la complicación más frecuente de la rosácea y esto es una deformación hipertrófica de la nariz y su tratamiento de elección es el Láser fraccionado de CO2.

 

 

Deja una respuesta